baby-784607

Primeros días: Cómo cuidar el cordón umbilical

Que maravilloso es el momento en el que vemos por primera vez a nuestro bebé. El momento en el que esa cosita tan pequeña entra en tu cabeza, y se queda para siempre en todos tus sentidos. Su tacto, su olor, su carita, su llanto…, cada segundo se queda grabado en una manera que pase el tiempo que pase, al recordarlo eres capaz de sentirlo como aquella vez.

Desde ese instante, vuestra vida habrá cambiado para siempre, comienza una aventura en la que día a día aprenderéis y creceréis juntos en un mundo nuevo para todos, como papá o mamá y como hij@.
4295465011_c7d32772d7_o

Los primeros días surgen muchas dudas pero poco a poco nos vamos haciendo a esta nueva situación.
Uno de los miedos que tenemos es el cuidado del cordón umbilical, si lo estamos limpiando bien, si le dolerá, se le infectará…pero tranquil@s, seguro que lo estáis haciendo genial.

Gracias al cordón, como sabéis, el bebé se mantiene vivo durante el periodo de embarazo.

Es importante mantenerlo seco y limpio. Para cuidarlo hay que seguir los siguientes pasos:

  1. Siempre que vayamos a tocarlo debemos tener las manos limpias.
  2. Lo limpiaremos bien en el momento del baño con agua y jabón.
  3. Cuando termine el baño, lo secaremos con una gasa limpia. Para ello, cogemos una gasa por  las cuatro esquinas, de manera que sea la única parte que toquemos, y con la parte central secamos bien el cordón.
  4. Cuando le vayamos a vestir, tenemos que tener cuidado en que el pañal no le roce el cordón, por lo que podemos doblarlo un poquito, aunque la mayoría de los pañales para recién nacidos vienen ya más bajos por delante.
cordon-umbilical-pinterest

Imagen obtenida de Pinterest

Si desprende mal olor, la zona de alrededor del cordón esta rojiza, o tiene sangre, puede que el cordón esté un poco infectado. En estos casos, no dudéis acudir a vuestro centro de salud para comentarlo.

Una vez se ha caído el cordón, la herida se mantiene unos tres o cuatro días, por lo que al limpiarlo con la gasa, es normal que se manche un poquito de sangre, no os preocupéis. Hay que tener cuidado no dejarlo humedecido, para que se seque bien.

No os preocupéis, que al final es algo sencillo, y un momento más para disfrutar de vuestro bebé.
Que tengáis un feliz día.

Compartir...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *