sad-217252_1280

Cómo gestionar las rabietas, el frasco de la calma

De estos días que te levantas con el pie torcido, estás más irascible y la mayoría de las cosas que te digan te sienta mal. Esos días, que con mayor o menor frecuencia tod@s hemos tenido alguna vez. Y que al igual que los tenemos nosotr@s, nuestros peques también los tienen.

Una mala siesta, 5 minutitos de menos durmiendo por la mañana, una pesadilla o un simple cable que se cruza sin que nos demos cuenta, pueden hacer que un día se convierta en todo un reto para ell@s, y para nosotr@s.

Pero muchas veces no les damos las herramientas necesarias para que con compañía, paciencia y comprensión, ell@s mism@s, sean capaces de calmarse y sentirse mejor. Por eso hoy queremos presentaros el bonito “frasco de la calma”, o “bote mágico” como les gusta llamarle.

bote-de-la-calma-rosa

Imagen obtenida de pinterest

¿En qué consiste?

Se trata de una técnica creada por María Montessori para calmar a nuestros peques en situaciones de estrés, rabietas o llanto descontrolado. Consiste simplemente en un bote de cristal o plástico en cuyo interior contiene agua con purpurina. Esto hace que al agitarlo se creen unas corrientes de color y brillos que poco a poco les lleve a la calma.

 

¿Cómo hacerlo?

Es muy sencillo de hacer, no os llevará más de 10 minutos. Para hacerlo necesitamos:

  • Un bote con tapa de cristal o plástico
  • Agua caliente
  • Pegamento líquido transparente para darle consistencia
  • Purpurina de colores que transmiten calma, como puede ser el azul, el morado o el plata
  • Colorante natural o alimenticio, para que tenga mayor color
  • Gel del baño sin color o glicerina
  • Pistola de silicona o pegamento permanente

Para hacerlo hay que llenar el bote hasta la mitad con el agua caliente. Después introducimos 2 o 3 cucharadas del pegamento líquido transparente y otras 2 de gel de baño o glicerina.  Esta será la consistencia que tenga nuestro bote, y como se moverá la purpurina después. A continuación incorporamos el colorante que hayamos elegido, hasta que nos guste el color que queda. Cuando tengamos el color, echamos la purpurina, también podemos echar distintos adornos brillantes que nos gusten. Echamos bastante cantidad de purpurina, para que quede más brillante y llame más la atención.

Una vez ya hemos echado todos los ingredientes, rellenamos el resto del bote con agua caliente de nuevo, hasta dejar un dedo aproximadamente de aire, para permitir que haya movimiento en el interior.

Así es como quedará nuestro bote de la calma. Si al verlo queremos añadir más cantidad de alguno de los ingredientes, ¡es el momento!

Para terminar, sellamos el bote con la pistola de silicona o pegamento permanente y lo cerramos, hasta conseguir que no se pueda abrir y sea seguro para nuestros peques.

Y tachán, ya está listo nuestro bote de la calma, fácil, ¿verdad?.

bote-de-la-calma

Imagen obtenida de pinterest

¿Cómo utilizarlo?

Cuando esté enfadado o enfadada, vamos a decirle que se siente y nos sentaremos a su lado, para que no se sienta sol@. Después le damos el bote y le decimos que lo agite fuerte, todo lo fuerte que quiera y después que pare y lo observe.
Es entonces cuando le contaremos que la purpurina es igual que sus emociones o pensamientos cuando está enfadad@, triste o nervios@, está agitada y se mueve de manera descontrolada hacia cualquier lado. Y le pedimos que nos cuente, si quiere, qué es lo que ha hecho que se sienta así.

Al cabo de un rato, la purpurina irá cayendo lentamente hacia el fondo del bote, al igual que sus emociones van encontrando su lugar y se van calmando. Cuando se haya posado la purpurina, les preguntaremos cómo se sienten ahora, que seguro que es mucho más calmad@s. Y si no es así, pueden volver a agitarlo y observarlo tantas veces como necesiten, hay ocasiones en las que se necesita más tiempo de tranquilidad y calma.

Imagen obtenida de pinterest

Imagen obtenida de pinterest

Beneficios

  • Ayuda a canalizar sus emociones
  • Favorece su capacidad de concentración
  • Les ayuda a meditar y relajar su mente
  • Estabiliza sus niveles de energía

Es una técnica utilizada en todo el mundo, en las escuelas infantiles o incluso en clases de yoga. Todo un descubrimiento que os recomiendo probar.

 

¡Que tengáis un feliz día!

Compartir...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *