embarazo

La “hora sagrada”, un momento mágico e irrepetible

¿Os acordáis del momento en el que nació vuestro bebé? La primera vez que lo tienes sobre tu pecho, ese contacto piel con piel. El momento en el que se detiene el mundo y solo existís él, tú y todos esos sentimientos que brotan por tu piel.

Es un momento en el que se experimentan sensaciones nuevas, tanto para él como para nosotras. Nuestro bebé durante nueve meses ha vivido en un ambiente perfecto, calentito, suave, sin dolor, sin gravedad, sin hambre ni sed… Por ello, en el momento en el que nacen experimentan por primera vez sentimientos distintos a los que han vivido hasta ese momento. Frío, gravedad, sed…, todo un mundo nuevo para ellos. Un momento de estrés en el bebé, en el que es importante que se enfrente a todos ellos de una manera paulatina, por lo que es fundamental la manera en la que les damos la bienvenida al mundo.

contacto-mama

Imagen obtenida de Shutterstock

La primera hora de vida es de vital importancia tanto para la madre como para el bebé, las emociones de ambos están a flor de piel, y nada es más importante en ese momento que el contacto entre ambos.

Gracias a él, se reducen las hormonas del estrés y el llanto, se estabiliza la presión arterial, así como la respiración y oxigenación. Se promueve la lactancia materna y se mantiene la temperatura y los niveles de glucemia.

En este momento la madre manifiesta tanta felicidad y amor por su bebé, que crea en él un vínculo de seguridad y autoestima que durará para el resto de su vida.

Normalmente cuando nacen nos separan de el/ella durante unos minutos para pesarle, medirle y comprobar que está perfectamente. Si el parto se ha dado sin complicaciones, no es necesario hacer todas esas rutinas nada más nacer. Recientes estudios han demostrado que los primeros sesenta e incluso noventa minutos tras el parto son más trascendentales de lo que se cree. Es un momento especialmente sensitivo para ambos, en el que el contacto precoz con la mamá tiene efectos positivos tanto a corto como a largo plazo.

nacimiento-bebe
Es en ese momento en el que se establece lo que se conoce como impronta afectiva, en la que se favorece el vínculo entre el bebé y la mamá, además de la instauración de la lactancia materna.
Tal es la sinergia que existe en ese momento entre las hormonas de la mamá y las del bebé, que si dejamos a nuestro bebé desnudo sobre nuestro cuerpo, reptará, guiado por el olor, hasta encontrar el pecho de la madre para alimentarse, esto se conoce como breastcrawl, y creedme que es un momento alucinante.

Ese primer contacto entre el bebé y la mamá se trata de un momento mágico en el que tras 9 meses juntos se ven por primera vez. Un momento de reconocimiento, de olerse, tocarse y sentirse piel con piel. Y es por ello que este momento no debe ser interrumpido a no ser que sea totalmente necesario.

Esto es fundamental incluso en los casos de cesárea, ya que defienden que al tratarse de una cirugía especial, las mamás deberían poder estar durante el periodo de reanimación con su bebé, en lugar de estar separados ya que están preparadas fisiológicamente para estar unidos. Y solo en el caso de existir alguna complicación, actuar de manera inmediata.

Processed with VSCO with a4 preset

Disfrutad de ese maravilloso momento, dejad que los sentimientos traspasen cada poro de vuestra piel, y grabad en vuestra memoria este momento único e irrepetible…

¡Que tengáis un maravilloso día!

 

Compartir...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *