baby-540154_1920

El baño, un momento ideal para jugar y estimular a los peques

Primer día del verano, el calorcito ya se está haciendo con las calles y la necesidad de encontrar lugar donde poder darnos un baño y refrescarnos empieza a hacerse ¡cada vez mayor!.
Aprovechando precisamente eso, la necesidad de estar en remojo, tanto nosotr@s como nuestros peques, hoy queremos hablaros del baño, de sus beneficios y de cómo podemos estimular los sentidos de nuestros peques.

Como ya os hemos contado en alguna ocasión, la importancia que tiene los tres primeros años de vida de los bebés. Esta etapa es fundamental para conseguir un desarrollo óptimo debido a la plasticidad de su cerebro y la capacidad de formar interconexiones neuronales. ¿Sabíais que cuando nacemos, lo hacemos con 100.000 millones de neuronas?  ¿Y que a esta edad se forman conexiones entre neuronas a una velocidad de 700 conexiones por segundo? Es por esto que es muy importante que en en esta etapa les ofrezcamos la oportunidad de aprender, pensar y crecer.

La estimulación multisensorial es aquella que está relacionada con la estimulación de los distintos sentidos de nuestro bebé, el tacto, la vista, el oído y el olfato. De manera natural, en el día a día, nuestros peques ya desarrollan estos sentidos de manera innata, pero también podemos hacer algo para ayudarles y favorecer su desarrollo. Además, influye en su desarrollo físico, emocional, cognitivo y social.

Un buen momento para hacerlo, como os podéis imaginar, es el baño. Fresquit@s, libres y relajad@s.

 

bebe-relajado-baño

 

¿Cómo estimular cada sentido?

Auditivo

Los sonidos crean recuerdos en el área del lenguaje en la corteza cerebral. El baño, puede ser un momento y una buena oportunidad para introducirles nuevos sonidos, como puede ser salpicar en el agua, incluso que lo hagan ell@s mism@s con las manos o con los pies, dejar caer agua desde la esponja o con la mano, o algo que podemos hacer en cualquier lugar como es hablarles, por ejemplo de lo que estamos haciendo o sobre los juguetes que tenemos,  o cantarles una canción, ¡les encanta escuchar nuestra voz!

Olfativa

Los bebés desde el momento de nacer son capaces de recordar un olor, el olor de la madre es algo que les tranquiliza y les da una calma increíble. Además esta estimulación es más efectiva si se combina con la táctil. Los principales beneficios que presenta son los efectos calmantes y relajantes, cuando se realiza por ejemplo un masaje con algún aceite con un aroma relajante. Podemos aprovechar el momento del baño para que sean capaces de asociar un momento agradable como este a un olor determinado en su memoria.

Táctil

Es el sentido más importante para los bebés, están desde que nacen en continuo contacto con objetos y nuevas texturas, y la mayoría de los estimulos lo recibirán por la piel. Es por ello que es tan importante en las primeras horas de vida el contacto piel con piel con la mamá o el papá, ya que mejora la capacidad de alimentarse, el aumento de peso del bebé, además de reducir la depresión maternal, por ejemplo. Hace unas semanas publicamos un post que hablábamos sobre ello.
El baño es un momento ideal para tener un mayor contacto con ell@s. Están desnudit@s y por tanto están expuestos a un mayor contacto. Es por ello que podemos aprovechar que les lavamos para darles un pequeño masaje y transmitirles nuestro amor y calma, que disfruten de nuestro contacto.

Visual

Qué importante es el contacto visual con nuestro bebé. Para ell@s es una manera de comunicación, incluso la propia mirada directa de su padre o su madre provoca una mejora de los procesamientos neuronales. Además sienta la base de las habilidades sociales. El momento del baño mientras jugamos con ell@s, es un momento perfecto para establecer este contacto visual, crear una unión especial con ell@s, aunque es importante que lo hagamos en el mayor número de momentos posible.

bebe-pies-baño

Baños de estimulación

Hay que distinguir entre los baños de limpieza y los de estimulación. Si tenemos una bañera y podemos bañarnos con ell@s sería ideal. Con nuestro contacto se sentirán más segur@s y disfrutarán más ell@s y nosotr@s. No debe ser muy largo el baño, pues aún son muy pequeñ@s para estar mucho tiempo en remojo, aunque se les ve tan a gusto que nos encantaría.
¿Qué podemos hacer en el baño?

Chapotear

¡Les encanta! Ver como salpica el agua con sus pies o sus manos, mojarnos y mojarse ell@s mism@s. Además mejora su coordinación y motricidad.

Canciones

Como hemos dicho antes les encanta escuchar nuestra voz. Y que mejor que el baño para que se aprendan aquellas canciones relacionadas con el agua. Podemos representar las canciones, así entenderán más la canción y poco a poco participarán ell@s también.

Un vaso

No os imagináis el juego que puede llegar a dar un vaso. Lo llenamos de agua, lo vaciamos dentro para ver cómo cae el agua como si fuera una cascada, sobre su cabecita o brazo, sobre nuestra mano…jugar a hundirlo, incluso llenar un vaso con otro. Dejar volar su imaginación, ¡os sorprenderá!

Pompas

Un poquito de champú, un pompero, ¡y pulmones listos para soplar y sumergirnos en un mundo mágico con un sin fin de pompas!. Fácil de hacer y además con ingredientes que sabemos que no son tóxicos para su piel. Me encanta la carita que ponen cuando ven una pompa. Pero cuidado que no les entre en los ojos, claro.

babe-agua-baño

Y después de todo esto y del calorcito que hace ahí fuera, ¿No os han entrado más ganas aún de daros un chapuzón con vuestros peques?

Que tengáis un bonito y refrescante primer día de verano!

Compartir...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *