lactancia

Problemas en los primeros días de lactancia I

lactancia-texto

HIPOGLUCEMIA NEONATAL

Se considera que el niño tiene hipoglucemia cuando tiene unos niveles de glucosa en sangre por debajo de 45mg/dl. Los neonatos prematuros, de bajo peso para su edad gestacional y los hijos de madre diabética tienen mayor riesgo de presentarlo.
La alimentación precoz y a demanda con calostro (la primera leche, rica en inmunoglobulinas) es suficiente para prevenir la hipoglucemia de un recién nacido sano.
Para su prevención es recomendable el contacto piel con piel del niño con su madre nadamás  e iniciar la primera toma de manera precoz. También es importante que el bebé haga unas 10-12 tomas al día; si pasan más de tres horas desde la última toma y el niño no se ha despertado hay que espabilarle y ponerle al pecho. Por otro lado también hay que vigilar que el niño se quede saciado (tranquilo y dormido) después de comer, que orine prácticamente en todas las tomas y haga unas 5-7 deposiciones al día ya que es son signos de que el bebé está comiendo bien.

Como la hipoglucemia neonatal precoz se da en los 2-3 primeros días de vida, el niño también será vigilado por los profesionales sanitarios en el hospital y se le aplicará un tratamiento, que suele ser sueroterapia, si es necesario.

PÉRDIDA EXCESIVA DE PESO

Durante los 2-3 primeros días de vida el niño pierde entre un 5-7% del peso al nacimiento, que recupera entre el 7º y el 10º día. Lo normal es que ganen unos 20-30g al día pero hay niños que pierden más peso y/o que ganan menos gramos al día, y hay que vigilarlos de manera más estrecha. La causa más frecuente es un problema de la instauración de la leche materna (mal enganche, tomas de corta duración, tomas poco frecuentes. Otros motivos pueden ser el cansancio y/o el estrés de la madre, niños excesivamente adormilados.
Es importante prevenir una pérdida excesiva de peso para evitar problemas como la ictericia o la deshidratación con el contacto piel con piel al nacimiento, la comprobación de que el niño haga 10-12 tomas al día, la vigilancia de la diuresis y las deposiciones y el control del peso cada 24h. Si aun así el niño sigue perdiendo peso o no gana de manera adecuada deberá acudir a su pediatra.

Información recabada de :
Manual de lactancia materna de la AEP
Compartir...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *