field-1888113_1280

El contacto con la naturaleza…un imprescindible en su vida

Si hay algo que está claro es que los tiempos han cambiado desde que nosotros éramos pequeños.

El estilo y ritmo de vida actual ha llevado a que la mayoría de los niñ@s vivan en medios cada vez más urbanos y que much@s de ell@s no tengan la posibilidad de conocer su entorno natural aun teniéndolo cerca.

Much@s niñ@s salen de casa por la mañana para ir al colegio en coche o autobús y regresan a la tarde a jugar en casa, a menudo con la consola o el ordenador.

bus

Los padres y madres lo que hacemos muchas veces es llenar sus agendas de actividades para prepararles para el futuro y nos preocupamos por su seguridad teniéndolos en ambientes protegidos: que no se ensucien, que no se mojen, que no les piquen los insectos…

Hay psicólogos y educadores que ya hablan del síndrome o trastorno por déficit de la naturaleza, un mal que afecta a l@s niñ@s alejados del contacto con entornos naturales y se manifiesta en forma de obesidad, estrés, trastornos de aprendizaje, hiperactividad, fatiga crónica o depresión.

Sabemos que es difícil compaginar la vida familiar y laboral y dedicar nuestro poco tiempo libre en hacer salidas a la naturaleza. Entonces nos preguntamos algunas veces ¿Merece la pena?

campo4

¡Pues claro que sí! ¿Conocéis los múltiples beneficios que tiene el medio ambiente y el contacto de la naturaleza en nuestros hijos?

Dicen los expertos que las experiencias en la naturaleza favorecen el desarrollo cognitivo y emocional. Ya que caerse, levantarse y ejercitar los músculos potencian estas capacidades.  Coger insectos o plantar semillas, son estímulos para el cerebro y también para las emociones. Poder oler una flor, contemplar un campo de amapolas suscita emociones y esto hace que el aprendizaje se grabe fácilmente en la memoria.  

Estar en contacto con la naturaleza aumenta en l@s niñ@s su capacidad de exploración. Utilizar el interés de tus hij@s por el mundo exterior es una oportunidad única para hacer de la naturaleza un juego estupendo.

campo1

Además hay estudios que afirman que l@s niñ@s en contacto con la naturaleza enferman menos, tienen mejor concentración y agilidad. Son más imaginativos, tienen más habilidades para divertirse y son más observadores. Todo esto se debe a que la naturaleza es un espacio sano e ideal para estimular su mirada, para que se haga preguntas, para que aprendan a caer y levantarse a superar obstáculos y enfrentar sus miedos además de asumir su autonomía y hallar su seguridad.

L@s niñ@s que siempre permanecen en la ciudad muchas veces son más temerosos, desarrollan más alergias, tienen más problemas de sobrepeso y son más nerviosos e inseguros.

flowers-2562079_1280

Después de saber todo esto ¿no os apetece salir el fin de semana a la montaña? ¿Qué tal un picnic?

 

¡Feliz día!

 

Compartir...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *